Pollo de corral relleno de frutos secos

Pollo de corral relleno de espinacas, ricota, pasas y piñones

Las pasas y los piñones enriquecen el plato con grasas insaturadas, las cuales nos ayudan a reducir el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre
 

Ingredientes:

 
4 filetes de pechuga de pollo de corral campero
200 gr. de espinacas
150 gr. de queso ricota
100 gr. de piñones
100 gr. de pasas
aceite de oliva
pimienta negra recién molida y sal.
 

Preparación:

 
En primer lugar vamos a dorar los piñones en una sartén antiadherente.
Añadimos unas gotitas de aceite de oliva, las espinacas y las pasas.
Salpimentamos y salteamos.
 

Así lo cocinamos:

 
Tapamos para que las espinacas se cocinen en el agua que éstas van soltando.
A los 5 minutos destapamos y subimos el fuego para que se evaporen los jugos.
Retiramos del fuego, escurrimos las espinacas y dejamos enfriar.
Añadimos a las espinacas el queso ricota desmenuzado.
Salpimentamos los filetes de pechuga de corral campero, los extendemos y disponemos sobre éstos un par de cucharadas del relleno de espinacas, pasas, piñones y ricota que teníamos reservado.
Plegamos los filetes de pollo de corral campero y cerramos con un par de mondadientes.
Colocamos los filetes de pechuga de pollo de corral campero rellenos, sobre una parrilla, plancha o sartén antiadherente bien caliente y cocinamos hasta que la pechuga de pollo de corral campero esté completamente hecha.
 

Trucos y Consejos:

 
Si queremos, podemos sustituir las uvas pasas por orejones, o por ciruelas pasas. También podemos emplear otros frutos secos, como nueces.
 

Información Nutricional

 
La pechuga de pollo de corral campero, es una de las carnes que menos grasa contiene. Esta es una carne que, debido a sus múltiples posibilidades culinarias, es muy apreciada por los hogares españoles y, en especial, por el público infantil.
Las espinacas son una buena fuente de vitaminas y minerales. Entre estos últimos destacan el calcio y el magnesio.
Las pasas y los piñones, por su parte, enriquecen el plato con grasas insaturadas, las cuales nos ayudan a reducir el nivel de colesterol y triglicéridos en sangre.
Por último, el queso ricota va a aportar una buena cantidad de calcio, mineral muy importante para el correcto desarrollo de los huesos.