¿De dónde surge la expresión ‘Pagar el pato’?

¿De dónde surge la expresión ‘Pagar el pato’?

La expresión pagar el pato se suele aplicar a alguien cuando carga con las culpas o castigo de haber hecho algo siendo, en realidad, inocente.

Su origen se ubica en una expresión que utilizaba la sociedad cristiana de los siglos XVI y XVII contra el pueblo judío. Era frecuente que en aquella época se les culpara de cualquier mal que aconteciera, ya fueran responsables o no.

El pueblo hebreo solía decir que su fe se mantenía a lo largo de los siglos porque tenían un pacto con Dios. Los cristianos hacían mofa de esta afirmación y les amenazaban diciendo que «pagarían el pacto». Hay diferentes teorías sobre la forma concreta de este pago, ya que en algunos sitios se comenta que era a través de unos impuestos especiales que solo los judíos abonaban y en cambio en otros se afirma que este pago no era real y solo se manifestaba en la forma de amenazas con daños físicos o a sus propiedades.

En la Biblia Castellana de Casiodoro Reina aparece recogida dicha cita: «Como los vocablos Torá y Pacto, usados por los judíos españoles, el primero por la Ley y el segundo por el concierto de Dios, por los cuales los españoles les levantaban (les acusaban a los judíos) que tenían una Tora o becerra pintada en su sinagoga, que adoraban; y del Pacto, sacaron por refrán “aquí pagaréis el pato”».

Generalizando podríamos decir que cualquier pacto entro dos partes acaba implicando que una tercera sufra las consecuencias negativas y pague el pacto. La palabra pacto acabó derivando en pato y eliminando toda connotación religiosa a la expresión hoy en día.